El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

EL SINDROME DE SJOGREN

Es una enfermedad autoinmune caracterizada por la atrofia acinar de las glándulas exocrinas, que producen una disminución de las secreciones glandulares y sequedad de mucosas.                                          

Erróneamente  ataca a las células y a los tejidos propios del  cuerpo, como si ellos fuesen agentes invasores peligrosos para la salud.
                                                                                                                                   
 Las manifestaciones clínicas más frecuentes son: xeroftalmía (ojo seco), xerostomía (boca seca).

 

 

 

 

 

Síndrome de Sjögren primario, cuando afecta al sistema exocrino: glándulas lacrimales y salivales, secreciones vaginales, intestinales, bronquiales y del sudor. Originando la sequedad que sienten los pacientes afectados por la enfermedad.
                                                                                                             
Síndrome de Sjögren secundario  cuando el paciente presenta otras enfermedades autoinmunes, como  reumatismo, artritis reumatoide, lupus, esclerodermia y cirrosis biliar.
                                                            
La etapa temprana del síndrome de Sjogren cuenta con una falta de respuesta a los desencadenantes, significa que el calcio ya no está liberado para señalar la liberación de la saliva, el resultado es la boca seca crónica.

Señales neuronales muy específicas desencadenan la liberación de calcio dentro de las células de las glándulas salivales. El calcio es un mineral que es esencial para la vida, ya que tiene numerosas funciones dentro de las células del cuerpo. Una vez que las neuronas disparan la liberación de calcio, este mineral luego libera la saliva de las glándulas salivales.

Sequedad ocular, los signos y síntomas más frecuentes son: sequedad, disminución de lagrimeo, prurito, sensación de cuerpo extraño, hiperemia de la conjuntiva y fotofobia.  Se produce una disminución del flujo lacrimal, alteración de la composición de la lágrima. (Xeroftalmía).

SISTEMA NERVIOSO PARASIMPATICO.
                                                            

 

 

 

 


 

La fibra parasimpática  del séptimo par alcanza las glándulas lagrimales, nasales y submadibular y la del noveno inerva la glándula parótida  Las contracciones musculares cervicales pueden alterar la actividad de las secreciones de las glándulas lagrimales, nasales y salivales.

La alteración posicional mandibular y la disfunción oclusodeglutiva modifican el equilibrio del complejo cráneo cérvico mandibular, desencadenando un estrechamiento del paquete vásculo nervioso que pasa por el cuello.

La íntima relación fisiológica y biomecánica de los distintos componentes del sistema cráneo-cervico-mandibular requiere un enfoque terapéutico morfofuncional, orientado a la evaluación y tratamiento  especifico para cada una de  las  unidades funcionales, asumiendo como objetivo final de la terapia, la correcta relación funcional cráneo-cervical o cráneo- mandibular y la rehabilitación general del paciente.