El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

Pirosis o ácides estomacal

La pirosis o acidez es una sensación de ardor o incomodidad que surge del estómago y va hacia el cuello y la garganta, asociada a la regurgitación de ácido gástrico (reflujo gástrico) que llega a  otras zonas del tubo digestivo que no están preparadas para soportar esa acidez, por lo cual se produce la sensación de quemazón o irritación.

El esófago es la porción del tubo digestivo que comunica la boca y la garganta (faringe) con el estómago. Sus paredes impulsan los alimentos hacia el estómago por medio de contracciones musculares rítmicas  (ondas peristálticas). Durante la deglución. función que se realiza en la cavidad bucal,, los esfínteres se relajan para que los alimentos puedan pasar al estómago.

Alteraciones de posición y función mandibular están directamente relacionadas con la  acidez gástrica:

  1. Del esófago y el estómago funciona como una válvula muscular que se activa en sincronización con el acto ocluso mandibular deglutivo y la función del diafragma.
  2.  Al tragar  los alimentos y líquidos atraviesan el esófago hacia abajo y  el esfínter esofágico inferior se relaja, permitiendo su paso al estómago. Normalmente esta válvula sólo permite descenso de la comida y los líquidos.
  3. Pero, si el diafragma está permanentemente en contracción por existir una hiperlordosis lumbar derivada de una respiración bucal crónica, la válvula que estructuralmente   es débil  no se cierra ocasionando que el ácido y parte de los alimentos regresen hacia el esófago y la boca (reflujo)
  4. En todos los casos de pirosis los pacientes  no cumplen con  una adecuada masticación de los  alimentos a la hora de comer.
Se ha comprobado que los alimentos incompletamente masticados alteran  la digestión, impiden una adecuada combinación de los alimentos no permitiendo  asimilar bien todos los nutrientes de cada alimento.